Mas vale un alumno católico …

MAS VALE UN ALUMNO CATOLICO EN MANO QUE CIENTO DE

LIBREPENSADORES VOLANDO

En plana época de matriculas hemos oído unas bonitas cuñas publicitarias en las que se

nos recuerda nuestro “derecho democrático” a matricular a nuestras criaturas en

religión. Legal es, pues así lo recoge “El acuerdo sobre enseñanza y asuntos culturales”

basado en el concordato firmado en 1976, derivado a su vez del firmado por don

Francisco Franco, ejemplar católico él mismo como todos sabemos. Lo de derecho y

democrático tenemos nuestras dudas. No confundamos derechos con privilegios

legalizados

Hagamos un breve repaso de la situación en nuestros colegios:

Es legal que un solo alumno católico tenga un/a profe para él solito, pagado entre todos

eso sí, necesitamos 10 para formar grupo evangelista, islámico o hebreo, pero 800

budistas o comunistas o simplemente ateos carecen de ese derecho. Muy democrático

no parece.

Dado que es legal que un solo alumno que así lo quiera reciba esta asignatura el centro

se verá obligado a organizar el horario no sólo de su grupo sino de todo el nivel sobre la

base de esa hora, porque si la ponemos a primera o última o directamente como una

más, lo estamos discriminando por obligarle a quedarse cuando sus compañeros están

comiendo, o durmiendo o jugando, por lo tanto deben quedarse todos ¿a hacer qué?

Refuerzo no se puede porque el católico resulta en desventaja, repaso no se puede por lo

mismo, adelantar las tareas para casa, tampoco ¿qué pueden hacer los compañeros que

no discrimine al católico? Poca cosa.

Se calcula que en los 4 niveles de DBH los alumnos pasan unas 500 horas en el cole

haciendo ¿qué? Eso sí después nos llevamos las manos a la cabeza cuando vemos los

resultados del PISA. Un ejemplo, según las estadísticas del curso 2010/11 sólo un 23%

de los padres matricula a sus criaturas en religión, en un instituto con, digamos, 30

alumnos de un mismo nivel, resulta que 6,9 (redondeemos a 7) valen más que sus 23

compañeros. Tampoco parece muy democrático. Por otro lado en los centros con 0

matriculas esas horas se aprovechan para reforzar materias, lo que coloca a todos los 30

en desventaja en cualquier prueba inter escolar.

El señor Munilla en una entrevista hecha estos días defendía la necesidad de matricula a

las criaturas en religión por:

  1. Que la religión es un elemento esencial de nuestra cultura. No lo negamos, pero

las religiones (todas las religiones) son una manifestación más de las relaciones

que existen en una comunidad. Como el resto de las relaciones y producciones

humanas, las formas de organización política, la cultura, etc. cambian y se

transforma a lo largo del tiempo. Las ciencias sociales tienen como objeto el estudio de esas manifestaciones sociales y sus cambios, y así se estudia o se

debe estudiar en nuestro currículo

  1. Nos dice asimismo que las clases de religión aportan una educación en valores,

tan necesaria en estos tiempos que corren ¿Insinúa el señor obispo que los/las de

reli son los únicos preparados para educar en valores a las criaturas? ¿Qué el de

filo o el de sociales o la mismísima de mates son unos inmorales incapaces de

transmitir valores? ¿Por qué no será que papa-estado piensa que los únicos padres

capaces de educar en valores a nuestros hijos somos los comunistas y los

masones y por ello los católicos deben de serlo fuera de casa?

Por ello creemos los padres católicos deberían seguir el ejemplo del humilde …… que se

escondía para rezar al contrario del fariseo que alardeaba de ello y salía tan mal parado

en la parábola de Cristo deberían dejar su fe y sus creencias para su intimidad. La

escuela pública debe ser laica y no discriminar a ningún alumno en razón de su fe y nos

dejemos liar: no discriminar NO ES PRIMAR UNAS CREENCIAS POR ENCIMA DE

OTRAS.